Alarmas encendidas en los usuarios de la Hidrovía por los pronósticos de bajante

03 mayo 2021

El hidrómetro de Rosario acusa 1,07 metros cuando la altura estándar se ubica en los 2,47 metros para que los barcos puedan salir con 34 pies. En 2019 era de tres metros.


El escaso calado en el Paraná obliga a un mayor completamiento de bodegas en puertos oceánicos como Bahía Blanca y Quequén. Foto Paraná Logística.


Redacción Argenports.com

   La naturaleza vuelve a poner de manifiesto las limitaciones que en materia de calado tiene el río Paraná y enciende las alarmas en torno a la conveniencia ambiental de profundizar a más de 34 pies el canal troncal de navegación.

   La bajante actual y los pronósticos desalentadores vuelven a dirigir las miradas hacia los puertos oceánicos de Bahía Blanca y Quequén para completar bodegas que no puede ser cargadas a tope en la Hidrovía.

bajante parana

   Días atrás Alfredo Sesé, secretario técnico de la Comisión de Transporte de la Bolsa de Comercio de Rosario, advirtió que la bajante del Río Paraná continuará al menos por dos meses más.

   "Tenemos una bajante importante, tenemos 1,06 m en el hidrómetro de Rosario. En la misma fecha del año pasado teníamos 63 cm, mientras que en 2019 superaba los tres metros", señaló.

   La altura estándar se ubica en los 2,47 metros para que los barcos puedan salir con 34 pies.

Varias complicaciones logísticas

   "La bajante trae complicaciones, porque los barcos están saliendo con menos calado respecto a una situación normal. Obviamente esto genera un sobrecosto porque los barcos no pueden llevar la misma carga con respecto a una situación normal. En lugar de 40 mil toneladas, deben conformarse con 36 o 38 mil toneladas y no se puede aprovechar la bodega", puntualizó.

   El año pasado, la Comisión de Transporte de la Bolsa de Comercio de Rosario estimó que la bajante generó sobrecostos por 300 millones de dólares en el transporte.

    "Lamentablemente el Instituto Nacional del Agua prevé que para julio una altura de 1,38 m, es decir que la situación no cambiará sustancialmente", indicó el especialista.

   También te puede interesar: http://argenports.com.ar/nota/un-informe-de-bloombeg-advierte-sobre-la-sequia-en-las-rutas-fluviales-sudamericanas

bajante rio corrientes

   Para Sesé, las barcazas que salen de la zona de Paraguay y Bolivia son las que están más complicadas y algunas quedan varadas. No es lo mismo salir con una barcaza al 100% de su capacidad que con la mitad.

   "En nuestra zona, los barcos cargan menos pero pueden navegar. Gracias a que tenemos un sistema de dragado y balizamiento en funcionamientos nos permiten no estar tan mal y que la navegación comercial sea segura".

Registros preocupantes

   El escenario de bajante en la costa santafesina vuelve a hacerse presente con registros preocupantes.

   Según el INA, los registros históricos que se sostuvieron durante todo 2020 provocarían que la falta de agua durante este año pueda ser de aún mayor gravedad. Alertan que las represas brasileras en la cuenca del Paraná no podrán realizar descargas adicionales como en 2020, por falta de almacenamiento.

   El diario Uno de Santa Fe señaló que las mediciones actuales en el puerto de Santa Fe indican que el nivel del río está en 1,48 metros de piso y con tendencia a la baja.

   Según las proyecciones hidrométricas del Instituto Nacional del Agua (INA), el nivel bajará hasta llegar cerca del metro de profundidad durante mayo y con una perspectiva "para nada favorable".

   "Tenemos una perspectiva para nada favorable y ya estamos pensando en los cinco de los impactos más significativos. Uno es el problema de las tomas de agua, que es el mayor problema en el que estamos poniendo toda la artillería para tratar de solucionarlo", dijo el ingeniero Juan Borús, subgerente de Sistemas de Información y Alerta Hidrológico del INA.

Pronósticos no muy alentadores

   Los especialistas anticipan que el escenario de escasez podría profundizarse en el Paraná conforme avance el año con un fuerte perjuicio para el movimiento de buques, que deberán seguir operando con menos carga.

   El año pasado la hidrovía Paraná-Paraguay sufrió una bajante récord, derivada de un ciclo de tres años consecutivos de lluvias escasas en la zonas de Brasil donde nacen los cursos de agua que desembocan en el estuario del Río de la Plata.

   La dinámica afectó fuerte la logística portuaria y penalizó la carga que los buques de ultramar recogen de las terminales del Gran Rosario.

   También hubo problemas para el movimiento de barcazas que permiten acercar mercadería estratégica de los muelles de más al norte.

   Pero si bien sobre el fin del año pasado el caudal empezó recuperarse y obras de dragado mediante, se garantizó el movimiento de las embarcaciones, el escenario, al menos hacia mitad de año no parece demasiado alentador.

baja rio parana

   Para Patricio Dobal, del sitio miradorprovincial.com, por más de que por estas horas el nivel del Paraná está por encima de las marcas del año pasado, preocupan las reservas de los lagos de inundación de las represas que aguas arriba actúan como resorte para amortiguar el impacto de la falta de lluvias.

   “En algún momento la bajante va a ser peor que el año pasado. Hay incertidumbre, pero hoy por hoy hay un 10% menos de almacenamiento en Brasil en comparación a esta altura del año con el 2020. Por eso están dejando pasar el agua que viene, y lo que viene es prácticamente nada”, precisó en diálogo con El Litoral, Gustavo Villa Uría, subsecretario de Obras Hidráulicas en el Ministerio de Obras Públicas de la Nación.

La bajante más prolongada de la historia

   “Está lloviendo poco y nada en Brasil. El río Grande, que es el principal afluente del Paraná, está en el año más bajo de toda su serie histórica en 91 años. Es decir que desde la naciente del Paraná el río está tremendamente bajo”, advirtió Villa Uría

   De acuerdo a información que compartieron desde la cartera de Obras Públicas de la Nación desde Itaipú liberaron en el orden de los 5.000 metros cúbicos por segundo (m³/s), mucho menos de lo que se conseguía el año pasado que eran 7.000 m³/s.

baja rio parana

Las imágenes en distintos tramos del río Paraná son elocuentes. Foto Edgar Aguirre.

   Para el titular de Obras Hidráulicas “por los escenarios que vemos nuestro problema mayor va estar para finales del invierno, porque es cuando finaliza el año hidrológico y en Brasil ya no llueve”.

   Por su parte, el vocal de la Administración Provincial del Agua (APA-Chaco), Gustavo D´Alessandro, advirtió que desde hace prácticamente 14 meses el río Paraná no supera los promedios normales y habituales, con lo cual consideró estar ante "la bajante más prolongada de la historia".

   "Si las precipitaciones no se dan en las altas cuencas, no tiene impacto real ante la falta de agua que estamos atravesando no sólo en el Chaco sino en todas las provincias del norte argentino, Paraguay y Brasil", explicó.