Un gran retraso en los puertos de china pone en jaque al comercio mundial

21 junio 2021

La congestión en los puertos de transporte de contenedores en el sur de China está empeorando a medida que las autoridades intensifican las medidas de desinfección en medio de un brote de casos de COVID-19, lo que provoca el mayor retraso acumulado desde al menos 2019.


El caos comenzó a desarrollarse el mes pasado cuando las autoridades de la provincia de Guangdong, en el sur de China —donde se encuentran algunos de los puertos de contenedores más activos del mundo— cancelaron vuelos, bloquearon comunidades y suspendieron el comercio a lo largo de su costa para controlar un rápido aumento en los casos de covid-19.


   Un brote de coronavirus en el sur de China bloqueó los puertos críticos para el comercio mundial, provocando una acumulación de envíos que podría tardar meses en despejarse y provocar escasez durante la temporada de compras navideñas de fin de año.

   El caos comenzó a desarrollarse el mes pasado cuando las autoridades de la provincia de Guangdong, en el sur de China —donde se encuentran algunos de los puertos de contenedores más activos del mundo— cancelaron vuelos, bloquearon comunidades y suspendieron el comercio a lo largo de su costa para controlar un rápido aumento en los casos de covid-19.

PUERTO CHINA

   La tasa de infecciones ha mejorado desde entonces y muchas operaciones se han reiniciado. Pero el daño ya está hecho.

   Yantian, un puerto a unos 80 km al norte de Hong Kong, maneja mercancías que llenarían 36.000 contenedores de 6 metros todos los días.

   El puerto cerró durante casi una semana a fines del mes pasado después de que se encontraron infecciones entre los trabajadores portuarios.

   Si bien el puerto ha reabierto, todavía opera por debajo de su capacidad, creando una gran acumulación de contenedores esperando para salir y barcos esperando para atracar.

   La congestión en Yantian se ha extendido a otros puertos de contenedores en Guangdong, incluidos Shekou, Chiwan y Nansha. Todos ellos están ubicados en Shenzhen o Guangzhou, el cuarto y quinto puerto de contenedores integrales más grande del mundo, respectivamente. El efecto dominó está creando un gran problema para la industria naviera mundial.

   El puerto de Yantian envió una circular sugiriendo que la terminal estaba de nuevo en funcionamiento hasta el 50% de su capacidad, atendiendo de 5.000 a 6.000 camiones a través del puerto diariamente.

   "Pero eso es sólo una parte del panorama", advierte Monroe, quien asegura que "varias líneas navieras han anunciado que no aceptarán reservas hasta el 1 de julio", señala en su reporte semanal Jon Monroe, analista del sector marítimo, portuario y logístico.

   Mientras tanto, agrega, "la acumulación de contenedores se sitúa entre 160.000 y 175.000. Si sacamos cuentas y la terminal de Yantian está, digamos, al 70% de su capacidad operativa, aún quedaría un retraso de 12.000 TEUs/día.

   ¿Qué ocurrirá entonces el 1 de julio? Hay que tener en cuenta el gran número de buques que se desviarán de Yantian y el impacto que tendrá en el reposicionamiento de los equipos vacíos. Maersk ha anunciado que más de 60 buques van a eludir el puerto y actualmente hay aproximadamente 60 esperando un sitio de atraque en el puerto con un tiempo de espera de 16 días". 

   Según describe, el puerto de Nansha está mucho mejor situado en lo que respecta a la fiabilidad del cronograma de arribo de los buques. En este sentido, es la mejor de las terminales del sur de China. "Los principales problemas de Nansha parecen ser los contenedores y la capacidad de los camiones", apunta.

   El atraso de Yantian «agrega una interrupción adicional a una cadena de suministro global ya estresada, incluido el tramo importante de transporte marítimo», dijo Peter Sand, analista jefe de envíos de Bimco, una asociación de embarcaciones. Es posible que las personas «no encuentren todo lo que busquen en los estantes cuando compren regalos de Navidad a final de año», agregó.

   Hasta el domingo, más de 50 buques portacontenedores esperaban para atracar en el delta del río Perla de Guangdong, según datos de Refinitiv. Esa es la mayor acumulación de pedidos desde 2019.

   El inconveniente en las operaciones solo en Yantian es preocupante. El puerto no ha podido manejar unas 357.000 cargas de contenedores de 6 metros desde finales de mayo, según una estimación reciente de Lars Jensen, director ejecutivo de la consultora danesa Vespucci Maritime. Eso es más que el volumen total de carga afectado por el cierre de seis días del Canal de Suez en marzo.

CHINA PUERTO

   La congestión en el sur de China ha llevado a las principales compañías navieras a advertir a los clientes sobre retrasos, cambios en las rutas y destinos de los barcos y picos en las tarifas.

   Maersk, la línea de transporte de contenedores y operador de embarcaciones más grande del mundo, dijo a sus clientes la semana pasada que los barcos podrían retrasarse en Yantian durante al menos 16 días.

   Si bien la compañía dijo que desviaría a algunos transportistas a puertos alternativos, eso no necesariamente resolverá el problema. Maersk advirtió que el tiempo de espera en lugares como otros puertos en Shenzhen, Guangzhou y Hong Kong podría aumentar a medida que lleguen más barcos.

   Los gigantes del transporte marítimo Hapag-Lloyd, MSC y Cosco Shipping, mientras tanto, tienen todos aumento de las tarifas de flete para carga entre Asia y América del Norte o Europa. MSC, por ejemplo, dijo este mes que aumentaría las tarifas de envío de Asia a Norteamérica hasta en US$ 3.798 por contenedor de 13 metros.

   Es una tendencia mundial. Las tarifas para ocho rutas principales Este-Oeste han aumentado desde el mismo período hace un año, según Drewry Shipping, con sede en Londres. El mayor salto de precios se produjo a lo largo de la ruta de Shanghai a Rotterdam en los Países Bajos, que se disparó un 534% con respecto al año anterior a más de US$ 11.000 por un contenedor de 13 metros.

   Mientras tanto, las tarifas promedio de transporte de contenedores desde China a Europa alcanzaron recientemente los US$ 11.352, el nivel más alto desde al menos 2017, según Refinitiv.

Interrupciones continuas

   La crisis en Guangdong exacerba la tensión en una industria global ya saturada.

   En Estados Unidos, por ejemplo, los principales puertos a lo largo de la costa de California ya están atascados con buques portacontenedores, lo que agrava el cuello de botella en la puerta de entrada comercial más grande del país con Asia.

   La Federación Nacional de Minoristas de EE.UU. le pidió al presidente Joe Biden a principios de esta semana que abordara el atasco en los puertos estadounidenses. En una carta a Biden, la organización advirtió que los problemas «no solo han agregado días y semanas a nuestras cadenas de suministro, sino que han provocado escasez de inventario, lo que afecta nuestra capacidad para atender a nuestros clientes».

   La industria del transporte marítimo también sigue siendo testigo de los efectos en cadena de la interrupción en el Canal de Suez en marzo, cuando el Ever Given se atascó y bloqueó una de las rutas comerciales más importantes del mundo durante casi una semana, dijo Parash Jain, jefe de transporte marítimo, puertos y transporte de Asia de HSBC.

   “En todo caso, la resolución de la acumulación iniciada tras la congestión en la terminal de Yantian podría llevar meses, ya que el inicio de la temporada alta significará que la demanda solo aumentará aún más”, indicó.

Un equilibrio delicado

   La crisis en Guangdong muestra cuán frágil es la cadena de suministro global, según Pawan Joshi, vicepresidente ejecutivo de E2open, un proveedor de software de cadena de suministro con sede en Texas.

   “Ya no queda espacio para errores o eventos inesperados, todo está exprimido”, afirmó. “Esto significa que no puede permitirse un solo error porque ya no hay búfer”.

   La pandemia causó estragos el año pasado, ya que los cierres cerraron temporalmente las fábricas e interrumpieron el flujo normal del comercio. A medida que las economías vuelven a la vida, los proveedores se han visto afectados por un repunte en la fabricación y una demanda adicional de los consumidores.

   Pero ese incremento en la demanda está chocando con la capacidad casi sin cambios en el transporte de contenedores. La reducción de la capacidad de carga aérea mundial debido al colapso de la aviación de largo alcance ha empeorado las cosas.

   “Con una fuerte demanda sostenida de transporte marítimo en todo el mundo, seguiremos viendo un transporte marítimo limitado con tarifas más altas de lo normal y más vuelcos de carga de lo habitual”, dijo Joshi, refiriéndose a los envíos que deben reservarse en un futuro viaje porque no se pueden cargar en el barco original.

   Es probable que la demanda cambie un poco a medida que los países relajen las restricciones por covid-19 y la gente comience a gastar menos en electrodomésticos y otros productos y más en experiencias al aire libre nuevamente. Pero es poco probable que las limitaciones en la cadena de suministro global desaparezcan pronto.

   “Más recientemente, hemos visto una fatiga extendida en la cadena de suministro global que se suma a los desafíos ya existentes”, señaló Sand de Bimco, y agregó que es probable que las tensiones se sigan sintiendo “hasta por un año”.

   Fuentes: CNN, Reuters, El Economista y ABC.