Comienza una huelga nacional que amenaza con paralizar varios puertos del país

01 diciembre 2020

Aceiteros y recibidores de granos iniciaron hoy un paro por tiempo indeterminado. Las exportadoras hablan de exigencias desmesuradas e incumplibles por parte de los sindicatos.


los gremios dicen que las cámaras jamás mostraron interés en negociar y las exportadoras sostienen que las demandas "son incumplibles", no tienen forma de ser atendidas y ponen en jaque el ingreso de divisas al país”


Redacción Argenports.com

   En el marco de un conflicto que viene aumentando en intensidad, desde las 6 de hoy una federación de aceiteros y los recibidores de granos comenzarán una huelga por tiempo indeterminado hasta tanto se cumplan sus reinvindicaciones salariales.

   La medida de fuerza paralizará a los principales puertos del país y fue criticada con dureza por los exportadores, quienes sostienen que se verá afectado el ingreso de divisas al país.

paro urgara

   El paro fue decidido de manera conjunta por la Unión Recibidores de Granos y Anexos de la República Argentina (URGARA) y la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina (FTCIODyARA).

   Ambos gremios señalaron que las medidas de fuerza son consecuencia de la falta de propuesta de las cámaras patronales CIARA (Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina), CEC (Centro Exportador de Cereales), Cámara Argentina de Biocombustibles (CARBIO), Cámara Industrial de Aceites Vegetales de Córdoba (CIAVEC), Cámara de Puertos Privados Comerciales (CPPC) y las empresas que representan.

   “A las 6 AM daremos comienzo a una Huelga Nacional, en el marco de un plan de lucha hasta que se cumplan nuestras reivindicaciones”, señalaron los gremios.

   “Llevamos largos meses de infructuosas reuniones en las que las patronales de manera provocadora se limitan a dilatar cualquier posible acuerdo”, agregaron.

paro uregara

   Luego dijeron que estas mismas empresas que entre enero y octubre del año 2020 duplicaron su facturación en pesos gracias a la devaluación y al importante incremento del precio internacional de la soja, son las mismas que llevaron una y otra vez la negociación paritaria al fracaso, mientras se continúa deteriorando el salario de los trabajadores.

   “Es cada vez más evidente que las cámaras patronales en ningún momento han tenido voluntad de negociar y muy por el contrario, han buscado empujar al conflicto a todas las organizaciones gremiales del sector para generar las condiciones sectoriales que, como cortina de humo, les permitan justificar la baja liquidación de divisas con las que aportan a la embestida devaluatoria contra el peso argentino y contra el gobierno nacional, de igual manera que buscan continuar presionando por nuevas medidas en beneficio de los intereses empresarios.

   Por su parte, la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) expresó,  ante el anuncio de huelga nacional dictado por la Federación de Aceiteros (FTCIODyARA) y la Unión de Recibidores de Granos (URGARA) que las demandas gremiales son incumplibles.

   La entidad sumó también como blanco de sus críticas a las  movilizaciones y medidas de fuerza por parte del sindicato de aceiteros en San Lorenzo, Santa Fe.

   “Las demandas gremiales son incumplibles, no tienen forma de ser atendidas”, sostuvo CIARA en un comunicado de prensa.

   Agregó también que el reclamo de un bono anual, con un aumento del 176%, “no existe registro alguno de un pedido similar en ninguna actividad económica en la historia del país”.

granos paro

   CIARA señaló que las medidas de fuerza de los gremios afectan a todos los puertos y plantas aceiteras en el país, lo que pone en riesgo la producción para consumo interno así como la exportación clave de la Argentina (la harina de soja es el primer producto argentino de venta al exterior).

   Pero agregó que los “paros e interrupciones de actividad solo perjudican al sector en su conjunto, que reduce los ingresos para todos, y además le hacer perder a la Argentina su participación en el mercado mundial.

   “La extrema medida se ejecuta mientras el Gobierno necesita el ingreso de divisas para fortalecer sus reservas y así garantizar el normal funcionamiento la economía nacional”.

urgara paro

   Las  empresas del sector agrupadas en CIARA señalaron que, si la demanda fuese atendida, implicaría que la industria debería endeudarse en más de mil millones de pesos para pagar el “estrafalario bono”.

   Las negociaciones paritarias con la Federación de Aceiteros, el Sindicato de Aceiteros de San Lorenzo (SOEA, Santa Fe) y los Recibidores de Granos (URGARA) se encuentran estancadas ante las “pretensiones desmesuradas y de cumplimiento imposible” que ponen en riesgo la única fuente de ingreso de divisas del país.

   En su nota de prensa, CIARA djo que propusop a los sindicatos ajustar los salarios por inflación vencida hasta agosto de 2021, mes a mes, lo que garantiza que ningún trabajador pierda poder adquisitivo, tal como lo establece la Constitución Nacional.

   Señaló que, adicionalmente, propuso otorgar a todos los trabajadores un bono anual (para todos, sin diferenciar los que hayan realizado tareas durante la pandemia) y una parte variable adicional para aquellos que prestaron tareas efectivas.

   “En el contexto de pandemia, donde los flujos de ventas se vieron distorsionados, los precios fueron volátiles, hubo una fuerte caída de la molienda (-7,46% con respecto al promedio del quinquenio), una contracción del nivel de actividad al 45% y las regulaciones restrictivas de circulación de camiones -tanto trenes como barcos de exportación- han generado enormes perjuicios económicos para los agroexportadores, con el trasfondo negativo de la “primarización” desde 2018.

   “Además, la bajante histórica del río Paraná sumó un factor adicional imprevisto que ocasionó, durante varios meses, costos incrementales de la carga de buques, retrasos, varaduras y castigos de precios a los productos argentinos”.

   CIARA dijo que más allá de todos estos problemas objetivos, la industria otorgó a comienzos de la pandemia un incremento salarial del 25% para ser revisado una vez que la inflación medida por el INDEC superara ese porcentaje. Los sindicatos aceptaron ese criterio pero cuando se abrieron las revisiones pusieron sobre la mesa nuevas demandas, con datos de inflación irreales, y pedidos de bonos especiales extravagantes, superiores al 176%.

paro urgara

   “La propuesta empresarial atiende plenamente la inflación estimada para el año y brinda garantías reales y constitucionales, para que ningún trabajador pierda poder adquisitivo. Por eso, hacemos un llamamiento a la comunidad aceitera a mantener sus actividades normalmente; la realidad nacional nos impone la necesidad de seguir trabajando día a día,” expresó Gustavo Idígoras, presidente de CIARA.

   La entidad señaló que el salario mensual del empleado aceitero es actualmente superior a los 100 mil pesos para los recién ingresados, considerando los adicionales más usuales en el sector.

   “La agroindustria exportadora siempre garantizará que no haya pérdida de salario en relación con la inflación para ningún trabajador del complejo agroexportador -dijo Idígoras- pero es inaceptable que algunos sindicalistas presionen por bonos impagables, absolutamente desconectados de la realidad nacional.”

   Asimismo, en relación con las expresiones de algunos dirigentes gremiales, CIARA reiteró que no existe intención alguna de condicionar a los gremios ni al Gobierno a tomar medidas en beneficio de la industria sino todo lo contrario.

   “Se insta a los gremios aceiteros a aceptar la propuesta de CIARA que garantiza que ningún trabajador pierda derechos ni salario. Cerremos ahora las paritarias y permitamos a toda la comunidad aceitera tener asegurado sus salarios hasta agosto del 2021 sin sobresaltos,” expresó Idígoras.