Puerto Quequén emprenderá una difícil cruzada para recuperar la pesca

19 marzo 2021

El presidente del Consorcio de Gestión, Jorge Alvaro, dijo que la idea es ampliar la capacidad de muelle pensando en la actividad, aguas arriba del río, antes del Puente Ezcurra.


Sobrevivientes. En los últimos años apenas un puñado de embarcaciones pesqueras continuó trabajando.


Adrián Luciani

info@argenports.com

   Tarea difícil pero no imposible parece haber decidido emprender el presidente del Consorcio de Gestión de Puerto Quequén, Jorge Alvaro, al anunciar la firme intención de incluir a la actividad pesquera en los planes de crecimiento de esa estación marítima bonaerense.

   “Tenemos una idea de ampliar la capacidad de muelle, pensando en la pesca, aguas arriba del río, antes del Puente Ezcurra”, sostuvo el funcionario bonaerense poco después de reunirse con uno de los representantes de la histórica banquina de los pescadores, Sebastián Polimeni.

   También te puede interesar: http://argenports.com/nota/alvaro-dijo-que-puerto-quequen-quiere-sumar-a-la-pesca-y-al-trafico-de-contenedores

puerto quequen

   Alvaro propuso “hacer un borrador técnico de la posibilidad de ampliación del muelle sobre las dos márgenes del río con vistas al uso pesquero y llamar a una reunión a todos los sectores de la pesca de Puerto Quequén y a alguna empresa que ha solicitado ingresar a trabajar. Sentarlos a todos y escuchar propuestas, objeciones, modificaciones, para ver si podemos consensuar un proyecto”.

   “Si lográramos tener un diseño, nosotros lo perfeccionaríamos, haríamos los estudios técnicos de rigor y pasaríamos a hablar de la financiación. Vamos a invertir pero no vamos a regalar nada”, afirmó.

   También te puede interesar: http://argenports.com.ar/nota/el-conflicto-del-giro-7-en-puerto-quequen

jorge alvaro

   En ese sentido, está avanzada la ejecución de una obra imprescindible: el soterramiento de la línea de 132 KV que atraviesa el río Quequén sobre los muelles 7/8 de la estación marítima.

   Sin embargo, Jorge Alvaro explicó que “cuando uno encara una de estas iniciativas es a dos o tres años vista. Y hoy en base a las proyecciones de la operación de buques de mayor tamaño, con hasta 40 metros más de eslora que los actuales, está claro que vamos a vivir una presión de necesidad de muelle; y no podemos demorarnos dos o tres años para hacer un muelle nuevo. Tenemos que usar lo que hay”.

   También te puede interesar: http://argenports.com/nota/se-proyecta-en-puerto-quequen-el-desarrollo-de-un-nuevo-muelle-pesquero

Medio siglo de retroceso

   Pero esta cruzada que parece decidido a emprender Alvaro no será fácil, ya que intentará al menos un proceso de destrucción de la actividad iniciado medio siglo atrás.

   La doctora en Historia e investigadora del Conicet, María Luciana Nogueira es una de las personas que más exhaustivamente estudió este proceso.

   Entre sus trabajos sobre esta temática se destaca “Lo que el viento se llevó: cambios en la actividad pesquera comercial marítima de Puerto Quequén tras reestructuración capitalista. Argentina 1970-2012”.

pesquero quequen puerto

  A su entender, los cambios en la política pesquera nacional post década del 70 que impactaron fuertemente en la pesca en Puerto Quequén se refieren a la extranjerización de la flota, los acuerdos marco y permisos de pesca a terceros países, la relocalización del sector en Mar del Plata y la Patagonia.

   También mencionó a la reducción de la preminencia pesquera marítima de la provincia de Buenos Aires, las renovaciones tecnológicas relativas a la incorporación de la flota congeladora, de factoría con procesado a bordo, la conformación y el auge de los grandes grupos económicos de la pesca ligados a capitales internacionales, con una integración productiva horizontal y vertical, y el acrecentamiento de la brecha entre estos grandes capitales y las pequeñas y medianas empresas del sector.

Tres transformaciones principales

   Nogueira dijo que se pueden identificar en Puerto Quequén tres transformaciones visibles en el período estudiado:

   1) Un proceso de desguace de la industria pesquera local, marcado por el cierre de 24 plantas procesadoras entre los años 1970 y 2012.

   2) La disminución en el peso relativo de la flota costera local en el total nacional, y en términos absolutos en términos históricos.

   Los desembarques de este tipo de flota pasaron de sus valores máximos, que rondaron las 15.000 toneladas en 1972, a un rango que va de las 3.000 a las 4.800 toneladas en los últimos años hasta 2012.

   “Sin embargo, si partimos de la década del 80, vemos que los volúmenes capturados por este tipo de flota se han mantenido en términos absolutos. La mantención de estos niveles -que representan entre un 20 y 30% de las extracciones costeras de antaño- no incidió en el aspecto destacado en el punto anterior, que implicó el cierre del 100% de la industria local”.

barco pesquero quequen

   3) Desde la década de los 80 se incorporó la flota de altura a la pesca marítima en Puerto Quequén, la cual anteriormente comprendía exclusivamente a embarcaciones costeras.

   La pesca de altura tuvo un gran desarrollo sobre todo en la década del 90, y posteriormente mermó, colocándose por debajo de las extracciones realizadas por la pesca costera.

   “Estos tres cambios implicaron tres consecuencias imbricadas. Por un lado, el divorcio entre los sectores pesqueros extractivo e industrial en Puerto Quequén, los cuales hasta los 70 mantuvieron una relación de implicancia recíproca.

   “En segundo lugar, se profundizó la tendencia que ubicó al puerto necochense como apéndice de otras localizaciones portuarias, sobre todo la ciudad-puerto de Mar del Plata”.

Posicionamiento como puerto cerealero

   “Finalmente, la ubicación de Puerto Quequén como un enclave predominantemente cerealero”.

   Para Nogueira las transformaciones en la actividad pesquera comercial marítima de Puerto Quequén se ligaron a la división y concentración de la operatoria portuaria producto de la decisión conjunta entre los gobiernos y las grandes empresas.

pesca necochea puerto

   En su opinión, estos impusieron una creciente especialización portuaria hacia determinadas actividades económicas en detrimento de la diversificación.

   “En Puerto Quequén siempre ha existido actividad ligada al agro, pero hasta los 70 conviviendo de forma pacífica con la actividad pesquera”.

   En su trabajo la investigadora dijo que por esta decisión política, la pesca se radicó casi con exclusividad en los Puertos de Mar del Plata y la Patagonia.

   “En conclusión, si la posibilidad de predecir la situación de la pesca argentina continúa fuertemente limitada por la incertidumbre acerca de la disponibilidad del recurso y la variación del precio internacional de los productos ictícolas, por el contrario, en Puerto Quequén se augura una continuidad en su situación de detrimento con respecto a antaño.

   “Solo puede esperarse un cambio importante si median modificaciones en la política pesquera nacional, las cuales en rasgos generales han permanecido constantes durante las últimas tres décadas”.